Francisco Kaderabek abre galería de arte

Residente en Balneario Buenos Aires, y amante de la naturaleza Francisco Kaderabek, artista, próximamente abrirá las puertas de su flamante galería de arte, junto al taller donde realiza sus obras.

Sus obras reflejan la pasión de Francisco por elementos de la naturaleza. Simplemente el ve mas allá de un tronco caído, una raíz “muerta” en el bosque, o una madera desgastada por al viento y las inclemencias del tiempo.
Así que toma estos elementos, los trabaja y combina con otros materiales como el acero, para crear pieza únicas, con la intención de transmitir sensaciones, emociones, historias…

Nació en Argentina, pero en 2021 se radicó definitivamente en Punta del Este. Vivió 30 años en Brasil. Es veterinario, profesión que dejó cuando se dedicó con mucho éxito al diseño de luminarias.
Hoy, dedica todo su tiempo a su arte. Su obra es difícil de definir, porque no se ata a contextos rígidos. No le teme al cambio y está entusiasmado terminando los últimos detalles de su galería.
Francisco Kaderabek, un artista tan versátil como desestructurado, quien no duda en algunas de sus series priorizar, también, el humor.

Entrar a su taller es, en cierta forma, adentrarse en los laberintos de la mente del artista, y se pueden encontrar allí distintos materiales, maquinarias e insumos que utiliza para crear.

Portal de Punta visitó al artista para conocer sus obras, el progreso de la construcción de su galería y conocer más de su historia y proyectos de futuro.

Nuestra primera inquietud fue saber cómo llegó a Punta del Este y decidió radicarse aquí. A lo que Francisco respondió:
“ En realidad mi venida fue de a poco, paulatinamente. Mi itinerario de vida y lugares de residencia se dio así: en 1981, recién recibido de veterinario (en la Universidad de Buenos Aires) me fui a vivir a Brasil, y trabajé en Porto Alegre con mi especialidad (equinos).
Alrededor de 1995, casi por casualidad empecé a hacer luminarias para el Club Hípico, con el que estaba relacionado por mi profesión, y les gustaron mucho, por lo que comencé a recibir pedidos y a dedicarle más tiempo al diseño de luminarias. Luego de trabajar en las dos cosas un tiempo, me dediqué completamente a las luminares y me puse una fabrica. Las luminarias eran artísticas, todas piezas originales.
Vendíamos para muchos restaurantes, shoppings, y trabajaba principalmente con hierro , que era el material que estaba en auge en ese momento. También hacíamos las pantallas y luego incluimos las pinturas especiales. Tengo varios recortes de prensa destacando esos trabajos. Pero, luego de todos esos años sentí que debía hacer un cambio. En ese momento estaba en un barrio cerrado, trabajando en algo que ya se me había transformado en rutinario, trabajaba con pedidos.
Así que en 2014, decidí venir a Uruguay a trabajar haciendo lo que me gustaba y no lo que me pedían”.

De esta forma, el artista llegó a Punta del Este, y se instaló en el barrio de Pinares, con toda la maquinaria, para el diseño y fabricación de luminarias, y abrió su atelier y su taller.

“ Desde el 2014 mis luminarias eran artísticas, y ahí empecé con este “viaje”. Las hacía con objetos súper originales ( una pava, una maquina de cortar césped). Luego comencé con los barcos (medios botes enmarcados), y después se hizo como una brecha, una especie de laguna donde pensé ¿Cómo sigo este camino?
Y comencé a descubrir algunas maderas en el campo que me llamaban la atención.
Son maderas duras, (como la chirca), maderas raras, retorcidas, y raíces también, cosas divinas. También maderas de obra, muy antiguas, o sea, maderas de «desecho», de demolición, y algunas habían pasado 20 años, y estaban maravillosas.”

¿Y qué es lo que te interesa de un objeto ( madera, raíz) para que te inspire incluirla en una obra? – preguntamos intrigados.

“ En realidad tengo que ver “algo” en la madera, para que me interese. De repente veo una forma o algo que trae algún recuerdo o sensación. Otras veces también quiero transmitir alguna idea, pensamiento o sentimiento, y ahí ya voy más enfocado, pero normalmente me sorprende la propia madera.”

Dado lo original de sus obras preguntamos a Francisco ¿Cómo definirías tu arte?
Creo que todo es arte, y en cuanto a mis obras, yo veo cosas que generalmente la gente no ve (o ven otra cosa). Lo veo para mí está claro, a veces lo trato de limpiar un poco para que sea más claro para los demás.
Por ejemplo, si y veo un ojo, tal vez saco un pedacito o intervengo con color (con el color, expresó muchas cosas) para hacerlo mas claro a la vista de quienes vean la obra.”

Pero también entre sus piezas observamos unas con un toque de humor, respecto a esto el artista manifestó:
“Siento que tengo un margen, porque dentro del arte que estoy haciendo expresando sentimientos, emociones, hay momentos en que no quiero expresar nada o simplemente trasmitir algo divertido. Si veo una cara de mono y lo pongo arriba de una planta, o creo un hipopótamo en una tabla de surf. Dentro del arte que yo hago también tengo un espacio para la diversión, y de allí esa faceta del arte lúdico. “

Ya próximos al final del año, un tiempo que muchos hacemos balances o proyectamos deseos ¿ Que sueño, meta o proyecto tenés para un futuro próximo?- le preguntamos.
“ En este momento, lo que yo deseo es tratar de expresar cómo yo veo la vida, cómo veo las cosas . Algunas cosas que he vivido acá, están en la obra “ – concluyó.

Esperamos ansiosos la apertura de la galería de Francisco Kaderabek Arte, y por supuesto estaremos allí para darles los detalles del lugar y de las nuevas obras de Francisco.